Inicio Mundo China intentará adaptar el Islam al Marxismo

China intentará adaptar el Islam al Marxismo

Las relaciones entre China y el mundo islámico han sido siempre difíciles, no sólo por las diferencias culturales y la tolerancia cero de los chinos al terrorismo, sino que por las bases del pensamiento Marxista imperante en China, el cual se opone duramente a las religiones.

Más aún hay una gran cantidad de habitantes en China que profesa la fé islámica, entre ellos los uigures, un pueblo pariente de los turcos que habitan en la gran provincia de Xinjiang, al oeste de China.

La represión de la autoridad china a los uigures ha sido famosa y muy criticada, especialmente lo que respecta a campos de reeducación política con hasta un millón de internos donde se les obliga a adoctrinarse en Marxismo; es en este contexto que China buscará una fórmula cultural que permita llegar a un acuerdo filosófico entre ambos pueblos.

Las autoridades chinas preparan un plan quinquenal que insta a las comunidades islámicas del país a defender su aproximación al socialismo chino y a seguir el liderazgo del Partido Comunista.

El plan fue presentado el pasdo sábado a ocho asociaciones islámicas locales, según informó el periódico local Global Times; el proyecto se empezará a aplicar este 2019 y hasta el 2022.

Las acciones exactas que contempla el documento aún no se han hecho públicas, aunque los altos cargos adelantaron que se implementará la presencia de libros en las mezquitas de forma inmediata “para ayudar a los creyentes a entender mejor” la asimilación del islam a las políticas chinas.

Yang Faming, presidente de la Asociación Islámica de China, aseguró además que algunas medidas integrarán “conferencias y cursos de capacitación sobre los valores socialistas fundamentales, las leyes y la cultura tradicional, así como formas de guiar a los musulmanes con un espíritu positivo”.