Inicio Columnas COLUMNA | ¡Chile no es Venezuela! ¡Venezuela no será Cuba!

COLUMNA | ¡Chile no es Venezuela! ¡Venezuela no será Cuba!

 
¡Chile no es Venezuela!
Esta exclamación es la que hemos escuchado los chilenos en las últimas semanas, y la misma que hacían los venezolanos a principios del año 2000, diciendo ¨Venezuela no es Cuba¨ cuando las personas hacían referencia al avance del proyecto autoritario y socialista de Hugo Chávez.
Desde que la diputada electa Erika Olivera, hiciera una comparación de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela con un futuro gobierno de Alejandro Guillier, no ha parado de crecer la repetición de esta frase, incluso alusiones como ¨Chilezuela¨ se han vuelto motivo de risas para unas personas y de preocupación para otras.
Esto a muchos les ha parecido exagerado, pero nadie se ha preguntado cuáles son los intereses de los grupos que integran la Nueva Mayoría, de lo que piensan y de lo que defienden, a lo cual debemos sumarle ahora el apoyo de Beatriz Sánchez y de algunos actores del Frente Amplio.
Guiller ha dicho que Venezuela es un régimen que no es democrático, pero jamás ha afirmado que es una dictadura socialista, incluso al hacer la afirmación anterior, recibió el reproche del Partido Comunista (el cual apoya su candidatura) y tacharon su declaración de injerencista.
Por otro lado, Beatriz Sánchez ha afirmado que Venezuela es democrática, pero tiene una crisis institucional… Lo cual es totalmente absurdo, debido a que, si las instituciones políticas están en crisis y la democracia es una de estas, es imposible que no se encuentre también en crisis.
Si seguimos analizando, veremos múltiples actores de la izquierda, que o son incapaces de tomar una postura clara contra la dictadura venezolana o, por el contrario, la defienden, como las diputadas Camila Vallejo o Karol Cariola.
Ahora bien, si tomamos en cuentas las características económicas, políticas y sociales de Chile, es apresurado pensar que podamos convertirnos en un país como Venezuela, pero sí es posible terminar como un Uruguay ¿Y cómo es Uruguay? Un país que saboreó el desarrollo, pero jamás logró alcanzarlo, porque el populismo izquierdista latinoamericano prefirió sacrificar la prosperidad para incursionar en aventuras de despilfarro público y los mal llamados derechos sociales, el máximo representante del fracaso de Uruguay como país casi desarrollado es el vitoreado José ¨Pepe¨ Mujica, el ex guerrillero que luego se convirtió en presidente.
Esto no quiere decir que las palabras de la diputada Olivera sean desacertadas, en efecto, cuatro años más de mal gobierno o desgobierno de la Nueva Mayoría podrían llevar a un gran freno económico de Chile, al retraso y al fracaso populista, logrando sumir al país en una crisis económica y política, como nunca antes vista desde los tiempos de la dictadura militar.
Al gobernar Guillier, dándole preponderancia al Partido Comunista, tal como hizo la presidenta Bachelet, y ahora dándole participación especial al Frente Amplio, podríamos presenciar la ruina de la sociedad chilena tal como la conocemos.
Luego de pasar estos cuatros años de gobierno de Guiller, con la derecha humillada y acomplejada, vendría a darle paso a un gobierno más radical y aún más de izquierda, que venga a ¨solucionar¨ el desastre que la misma Nueva Mayoría, ahora timoneada por Guiller causaron, es decir, sería la oportunidad de oro para Frente Amplio y todo lo que representa, para así ponerle fin al modelo de prosperidad chileno e imponer el populismo latinoamericano de izquierda.
El triunfo de Guillier solo representaría el abandono del camino de la prosperidad u la apertura de puertas para ser un país estancado como Uruguay, y posteriormente ir directo a una dictadura socialista como la de Venezuela.
Por eso estas elecciones no solo se elige un presidente, se elige la visión de país que queremos, si preferimos regresar a un modelo que ha fracasado estrepitosamente en todos los países donde se aplica, con economía restrictiva y políticos populistas atornillados en el poder o, por el contrario, un país libre y próspero, de oportunidades, que siga siendo ejemplo para América y para el mundo.
Gian De Biase
Cientista Político (Politólogo) Venezolano